Miércoles, 03 Octubre 2018 06:39

Hábitos que están dañando tu pelo

Escrito por Clínicas Cosmecorp

A tod@s nos encanta presumir de melena. Pero sabemos que no es nada fácil, y sobre todo cuando somos nosotros mismos los que, por algunos malos hábitos, podemos llegar a estropear un pelazo que nos ha costado años conseguir.

¡¡Atent@ a estos hábitos que pueden estar haciendo daño a nuestro pelo!!

 

Una mala alimentación

La base de la salud siempre ha sido una buena alimentación. El problema que tenemos aquí es que cuando dejamos de vigilar lo que comemos, se nota primero en nuestro pelo, porque pierde brillo y se queda sin vida. Lo cierto es que nuestra melena es el indicador de un buen estado de salud, y por eso, hay que estar alerta.

 

Tomar la píldora anticonceptiva

No se debe generalizar demasiado, porque también depende mucho de la composición de cada marca de píldoras anticonceptivas. Sin embargo, algunos estudios indican que existe una relación entre la toma de píldoras anticonceptivas y la pérdida de cabello.

 

La frecuencia del lavado

“¿Cada cuánto hay que lavarse el pelo?” La respuesta es que todo depende de cada persona y de los factores que lo rodean. Así, hay personas que necesitan lavarse el pelo todos los días, aunque se cree que esto hace que aumente la grasa del cuerpo cabelludo.

 

Por el contrario, lavarlo demasiado poco también puede afectar de mala manera a nuestra melena, porque sufrirá más enredos, estará expuesto a agentes tóxicos durante mucho más tiempo, y esto hará que perdamos el cabello más fácilmente. Así que como ocurre con muchas cosas, la clave está en su justa medida.

 

La forma de peinarlo

Esto puede ser preocupante, porque es posible que estemos peinando nuestro pelo de una forma inadecuada, y no nos hayamos dado cuenta antes de este hecho. Asegúrate siempre de peinarlo en la dirección correcta, esto es, nada de peinar hacia las raíces: esto hará que tu pelo se quiebre de forma más fácil.

 

Peinarlo recién salida de la ducha

El momento del peinado también es clave, y es un error que se cometen en muchos salones de belleza. El pelo no se debe de peinar cuando se acaba de lavar, porque es el momento en el que está más débil, y los poros suelen estar más abiertos, si te has lavado el pelo con agua caliente, lo que hace que sea más fácil que el cabello se desprenda de tu cabeza.

 

Atarlo cuando está mojado

Hay otras prácticas que suelen ser muy dañinas para el pelo, como atarlo cuando está mojado, para darle forma a tu peinado. Incluso envolver tu pelo en una toalla, a modo de turbante, puede ser bastante peligroso para nuestro pelo. Aunque no lo parezca, porque envolverlo con una toalla es una práctica muy habitual, la verdad es que maltrata la cutícula.

 

Tomar antidepresivos

Por supuesto, si te han recetado antidepresivos, es porque los necesitas. Lo malo es que las pastillas tienen otros efectos secundarios que pueden afectarnos también emocionalmente, como la caída del cabello. En estos casos, poco se puede hacer, porque no debemos negarnos a tomar algo que nos han recetado.

 

Usar demasiados productos químicos

En este apartado nos referimos a un poco de todo: el exceso de lacas, fijadores y todo tipo de cremas que tengan una composición química pueden llegar a ser peligrosas. Pero no solo eso: en verano, estamos expuestos también al sol y sobre todo, al cloro de la piscina. Esto último, puede ser demasiado perjudicial.

 

Fumar

Sí, el tabaco afecta también a nuestro cabello. No solo porque es muy fácil que coja el olor a tabaco, que también, sino que las sustancias que estamos inhalando pueden acumularse en nuestro pelo. Eso puede hacer que se amarillee la hebra, y por tanto, que se rompa la estructura capilar.

 

El estrés

Esto puede llegar a ser un círculo vicioso, más que nada porque al ver que se te está cayendo el pelo, te estresas más. Los períodos de exámenes, entregas de trabajo, o una presión en nuestra oficina pueden tener resultados fatales sobre nuestra salud. En este caso, no debemos preocuparnos únicamente por nuestro pelo, sino por nuestra salud mental y emocional.

 

Utilizar el secador

Hay quienes dicen que el secador es más peligroso que una plancha para el pelo, porque la plancha solo se pasa una vez, mientras que el secador lo mantenemos a una distancia cercana al cabello durante mucho tiempo. Y por tanto, el calor daña nuestro pelo. Por supuesto, siempre es mejor que sequemos nuestra melena al viento, al aire libre.

 

No cortarlo cada cierto tiempo

Nos habrán dicho miles de veces que una manera de mantener sano el cabello es cortarlo cada cierto tiempo. Nos entra siempre la duda: ¿Cómo va a crecer si tenemos que cortarlo? Bien, pues si no lo cortamos, será peor, porque al no mantener las puntas cerradas con un corte bien hecho, empezarán a abrirse, y en la próxima visita a la peluquería habrá que quitar más centímetros aún.

 

Peinados apretados

De vez en cuando, como cuando hacemos deporte, o en ocasiones especiales, necesitamos hacernos un peinado que aprieta bastante nuestro pelo. Seguramente lo has notado alguna vez: no notas nada a lo largo del día pero cuando te deshaces la coleta, te das cuenta de que el pelo te tiraba demasiado.

 

Lo malo es que si llevas este tipo de peinados durante mucho tiempo, el pelo puede desprenderse por la tracción, quedando dañado irreparablemente, porque se te habrá desprendido desde la raíz.

 

Las planchas o los rizadores

Al igual que los secadores, las planchas pueden ser un enemigo feroz para nuestra melena. Porque estamos aplicando calor directamente al pelo, sin mediadores, ni distancias. A pesar de los avances en las planchas del pelo, como las tecnologías de las planchas de cerámica, o la turmalina, nuestro pelo nunca estará protegido al 100%.