Domingo, 14 Junio 2020 15:49

Errores que nunca debes cometer al tratar una espinilla en el rostro

Escrito por Clínicas Cosmecorp

¿Estás a punto de tocarte ese grano que te ha salido en la cara en el momento más inoportuno? Antes de caer en la tentación, deberías seguir leyendo. Estos son los errores que no debes cometer al tratar las espinillas y los puntos negros de tu rostro.

¿Por qué no debes tocarte los granitos?

Cuando te tocas un grano no solo no mejoras el problema, sino que provocas un aumento de la inflamación y un mayor riesgo de infección en la zona. Esto hará que te salga una antiestética costra que, además, puede provocar una cicatriz. Lo mejor para cuidar la piel cuando tienes granitos, es llevar una correcta limpieza facial con productos suaves. Al contrario de lo que pueda parecer, utilizar productos muy agresivos no secará el grano, sino que provocará una sobreproducción de sebo que hará que te salgan aún más impurezas. Puedes utilizar un exfoliante una vez por semana para eliminar las células muertas y desobstruir los poros.

 

Si no puedes evitar tocarte ese grano que te ha salido, hazlo solo en caso de que esté maduro, tenga una cabeza clara de pus (pústula) y ya no te duela. Lo primero que debes hacer es lavarte las manos con agua y jabón durante al menos 30 segundos. Después, desinfecta la zona con alcohol para evitar posibles infecciones alrededor del granito. CConsejos para cuidar la piel afectada por el acné

 

Después de extraer el grano, el canal de la glándula sebácea está libre de nuevo, pero el tejido está irritado y sensible. Por ello, el cuidado de la piel en este momento debe ser específico, te damos 4 claves: 1. Desinfecta de nuevo: para evitar que los gérmenes del grano proliferen, debes desinfectar la zona de nuevo y dejarla completamente limpia aproximadamente durante 30 minutos para que la piel pueda cerrarse.

 

2. No abuses de cosméticos: el cuidado facial con tus cremas habituales puede ser contraproducente en este momento. En su lugar, te recomendamos aplicar un gel de aloe vera (disponible aquí) o un gel específico para granitos como el que te hemos recomendado anteriormente. Esto conseguirá aliviar tu piel y mejorar el aspecto de la zona.

 

3. Mejor no uses maquillaje: aunque lo que te pida el cuerpo es aplicar capas y capas de maquillaje hasta que no quede ni un rastro visible del grano, esto puede empeorar notablemente su estado. Deja que la piel se seque al aire.

 

4. No te rasques en la zona: no toques la zona con los dedos, no te rasques alrededor del grano ni toques la costra. Esto puede provocar mayor inflamación o infección.Cubre las yemas de los dedos índices con papel y presional ligeramente en el grano para que el pus, las células muertas y la grasa acumulada salgan al exterior. Debes hacerlo suavemente, sin presionar en exceso para evitar que el grano se inflame.

 

Vuelve a desinfectar la zona cuando el grano esté limpio. Nunca aprietes granos si no están en la capa más superficial de la piel, tocar el acné quístico (más profundo) solo empeorará el problema y no conseguirás eliminar la infección. Nunca toques la zona con las uñas, ya que son un nido de bacterias que pueden empeorar el especto y el estado de tus granitos.

 

Consejo: aplica una crema específica para curar los granitos después de desinfectar la zona (espera al menos 30 minutos). Con ella, conseguirás que el grano se seque por completo más rápidamente. Te recomendamos el gel On the Spot de Isdin. Puedes comprarlo en Amazon.

 

El mejor truco contra la espinillas: la PREVENCIÓN

En lugar de recurrir a explotarte lo granos, debes tomar medidas para prevenirlos. Un grano suele ir precedido de un poro abstruido, es decir, un punto negro. Este se produce cuando la grasa de la piel se acumula en el canal de la glándula sebácea y no puede salir.

 

Por lo general, esto es culpa de las células cutáneas de la capa más superficial de la piel que se acumulan sobre el poro de tal forma que bloquean la salida de los desechos de los poros. Los residuos de maquillaje o la suciedad también pueden impedir que la grasa de la piel salga a la superficie.