Lunes, 29 Marzo 2021 07:28

Rutinas de belleza para cuidarse a los 30

Escrito por Clínicas Cosmecorp

Sabemos que con el paso del tiempo nuestra piel cambia y evoluciona con nosotros. Por eso es importante que nuestros hábitos y rutinas de belleza también se transformen. En el post de hoy vamos a aprender cómo cuidarse a los 30 y qué rutinas de belleza debemos seguir.

 

A partir de los 30 años la piel empieza a perder elasticidad, aparecen las primeras líneas de expresión y perdemos el brillo que antes nos caracterizaba y, por si esto fuera poco, nuestra piel ya no se recupera tan fácilmente de las agresiones externas.

 

Otro gran problema de cumplir la treintena es que nos vemos sujetos a un estrés creciente. Es un momento vital en el que solemos experimentar altos niveles de ansiedad ya que tenemos que acostumbrarnos a grandes cambios en nuestra vida como la paternidad o las exigencias laborales.

 

Los grandes enemigos de la treintena

Los malos hábitos de la treintena se relacionan, en su mayoría, con la falta de tiempo. A continuación te contamos los errores más comunes que cometemos a los 30 y que envejecen prematuramente nuestra piel:

  • No retirarse el maquillaje antes de dormir. Por falta de tiempo o energía, en ocasiones, nos acostamos sin retirarnos los restos de maquillaje. Este gran error obstruye y envejece tu piel más de lo que crees.
  • Abusar de las toallitas desmaquillantes. Este truquito tampoco es muy aconsejable. Un día no pasa nada pero no abuses, resecan mucho la piel.
  • No tener una rutina facial estable. No siempre nos realizamos la limpieza facial día y noche. En ocasiones nos limpiamos solamente por la noche (o mañana), incidimos el fin de semana o alternamos día sí y día no.
  • Utilizar cosméticos que no se ajustan a nuestra piel. Muchas personas utilizan cosméticos que no son adecuados para su rango de edad.
  • No cambiar de cosméticos. Cuando teníamos 20 años encontramos una crema fantástica que hacía que nuestra piel luciera brillante y no nos salieran tantos granitos. Así, la convertimos en un imprescindible y a día de hoy seguimos usando este producto aunque, evidentemente, la edad de nuestra piel ya no es la misma.
  • La mala alimentación. El estrés, el trabajo, el ritmo de vida y, por qué no decirlo, la economía hacen que a esta edad no comamos todo lo bien que deberíamos.
  • Los excesos. Especialmente el alcohol y el tabaco.
  • El estrés. Todavía no hemos conseguido un equilibrio, nos estamos adaptando a nuestros nuevos roles y no sabemos encontrar tiempo para nosotros mismos.

 

Los aliados

Cuidarse la piel a partir de los 30 años nunca ha sido tan fácil gracias a el conocimiento que hoy tenemos sobre la estética. Aquí están tus aliados para mantenerte joven:

  • El diagnóstico estético facial. Realiza un diagnóstico facial antes de adquirir un producto, así te asegurarás que el producto que escojas se ajusta perfectamente a tus necesidades. Después, puedes realizar controles periódicos para comprobar que estás obteniendo los resultados deseados.
  • Antioxidantes y vitaminas. Utiliza cremas que contengan antioxidantes y vitaminas, del mismo modo puedes incluir en tu dieta alimentos altos en estos componenetes. Evitarás el fotoenvejecimiento y te ayudarán a combatir la pérdida de elasticidad.
  • Rutina facial. No hay excusas, realiza una limpieza facial adecuada mañana y noche, sin importar si te has maquillado o no. Recuerda utilizar siempre leche, tónico y crema pues el jabón reseca mucho la piel. Mantente hidratad@. Por dentro y por fuera. La deshidratación es el principal causante de arrugas.
  • Empieza a cuidar el cuello y el escote. Es hora de empezar a limpiar e hidratar estas zonas si no quieres acabar con el cuello y el escote arrugados.
  • Utiliza protección solar. SIEMPRE, cada día. No importa si es verano o invierno. Esto evitará la aparición de manchas y arrugas. Si quieres saber más, aquí tienes un artículo sobre los protectores solares.
  • Empieza a realizar algún tratamiento facial. No hace falta que te obsesiones pero más vale prevenir que curar… Puedes empezar a realizar algún tratamiento con aparatología, oxigenación, etc.
  • Empieza a incorporar el contorno de ojos, el sérum y las mascarillas. Empieza a prevenir las arrugas del contorno de ojos y utiliza sérums para tratar tu piel más intensamente y protegerla. También sería bueno que aplicaras una mascarilla semanalmente.
  • Cuida tu alimentación. Cuídate por dentro y por fuera y se reflejará en tu piel. Puedes empezar a incluir Nutricosmética.
  • Cambia de hábitos. Intenta reducir tu nivel de estrés, comer mejor, hacer algo de ejercicio y dormir 8 horas al día.

 

Conclusiones

Cuidarse a los 30 y mantenerse joven no es difícil, la prevención será la clave del éxito y lo que marque la diferencia en los próximos 10 años. Aunque a primera vista te parezca mucho pedir, no se trata de vivir para cuidarse ni de convertirse en un/a obses@, el secreto es ser constante y no descuidarse.